K




La cámara en primer plano, desde la cabecera de la cama, en un cuarto, enfoca a Kelly. Juguetona, después de una droga química inyectable, psicodélica, me mira, a la cámara, sonriente. Yo le digo que me mate, porque sé que estamos dentro de un sueño y podemos soñar lo que queramos. Pero yo había empezado mal, entonces, para resetear, necesitaba morir, para volver a soñar lo que yo quería, que era la realidad.
Ella cogió el cúter y me empezó a apuñalar la pierna izquierda, por dentro, salía sangre pero no tanta. Ella tenía miedo de darme en la cara, y me tajó las venas del brazo; yo le dije: “aquí, Kelly”, y me dio en el corazón, de donde salió harta sangre.
Se me fue nublando rápidamente la vista; sentí la tibieza de la sangre en mi pecho, y asocié esa tibieza a la muerte, la cual me hizo resucitar a un nuevo sueño con Kelly, que es mi vida normal.





No hay comentarios: