Introspección



Yo
Aficionado al hueco de la noche
Adicto a la danza silenciosa
De la luz ambarina de una vela
Me asomé al baúl del olvido
Encontré en mi cráneo
Versos agusanados y resecos

Incrustado en la herida de la eternidad
Angustiado de alegría
Desparramado en la cocina
Como una masa
De horas de suspiros
Acalambrado de sombras
De menguantes lunas
De lluvias árboles y espejismos
De calles desiertas
De hermosas mujeres-insecto

Yo
Amante de los libros que el otoño deshoja
Aficionado a perder
A arrancarle los ojos al recuerdo
Me interné en el ataúd del invierno.



No hay comentarios:

Datos personales